Alternativas al devorador de recursos Adblock

Firefox es mi navegador favorito desde hace años, pero hay algo que me toca las narices: su excesivo consumo de memoria. Según parece en algunos artículos que he leído últimamente, de dicho problema se le podría exculpar en cierta parte por el uso de una extensión que todavía lo agrava más: Adblock. Bloquear publicidad y anuncios parece tener un alto coste en el consumo de RAM global del navegador… Este problema no es exclusivo de Firefox, sino que por ejemplo Chrome también se ve afectado ya que el comportamiento del plugin en cuestión es el mismo. Por si fuera poco Adblock Edge -el fork del plugin original Adlbock Plus- adolece también de esos problemas ya que el motor de funcionamiento de ambos plugins es prácticamente idéntico con la única salvedad de que la versión Edge no permite siquiera publicidad “amistosa”.

Dado el caso me propuse echar un vistazo a algunas alternativas. La primera que encontré fue µBlock. Parece ser un bloqueador de publicidad “light” no tan agresivo en el uso de recursos ni en el nivel de bloqueos y efectividad de Adblock, pero que aún así permite la suscripción a listas como EasyList o EasyPrivacy, por lo que cubriremos un buen expectro de publicidad no deseada. El único “pero” que le encontré es que de momento sólo está disponible para Chrome/Chromium, tanto Windows como Linux, pero la versión estable para Firefox todavía no está disponible.

Otra alternativa está en un plugin en un principio destinado a la privacidad llamado Ghostery. Con este plugin podremos bloquear rastreadores y cookies que se incrustan en publicidad, herramientas de analítica, balizas web, etc… Ghostery está disponible tanto para Chrome como para Firefox.

ghostery_advertising_blocking

En el mismo orden de cosas tenemos Bluhell Firewall, que se presenta como bloqueador de publicidad, anuncios y rastreadores web que vulneran la privacidad, todo ello optimizando el uso de recursos. Para ello toma como fuente la lista de suscripción de EasyList y a partir de ahí genera 7 patrones de bloqueo que actúan como filtro en cada web. Basta por tanto con que un elemento de publicidad coincida con un patrón generado por el plugin para que sea bloqueado por este.

Existen trambién otras opciones algo más… radicales, centradas especialmente en la seguridad del navegador pero que también pueden servir para el menester que nos toca, que es deshacernos de la publicidad. En este caso tenemos plugins como Flashblock o NoScript, el primero bloquea todos los elementos flash de una web y el segundo además bloquea Java, Javascript, Silverlight y demás contenidos embebidos (especialmente en forma de vídeos y audio). De esta manera, sólo se cargará en cada web aquello que hayamos permitido explícitamente, reduciendo notablemente nuestra exposición no sólo a publicidad y anuncios, sino también a vulnerabilidades XSS.