Conceptos básicos y primeros pasos para montar tu propia web

Seguramente si nunca has montado una web te preguntarás a grandes rasgos qué hay que hacer. Todo son tecnicismos, pasos y trámites que pueden sonarte a historia de terror. Voy a comentarte a grandes rasgos qué cuestiones básicas deberás tener en cuenta a la hora de montar tu página, para que te sirvan de base para ir ampliando conocimientos.

¿Página web autoalojada o alojada en otros servidores?

Por ejemplo, cuando creas un blog en wordpress.com, estás utilizando sus servidores. Dicho de otra manera, de lo único de lo que te tienes que preocupar es del contenido del blog y poco más (contraseñas de usuarios, temas y estilos, etc…). Lo mismo ocurre con Blogger de Google. Es una opción válida, más económica, pero que te proporcionará menos control sobre las capas inferiores de software y del propio gestor de contenidos. Independientemente de que más tarde te decidas a tener tu propio dominio (como yo tengo el mío, que es www.elarraydejota.com), estás utilizando en todo momento sus servidores. Si no tienes tu propio dominio aparecerás como un subdominio, cosa que seguramente ya habrás visto en otras páginas. A modo de ejemplo: midominio.tumblr.com, midominio.wordpress.com, midominio.blogspot.com… Si deseas tu dominio propio lo que necesitas es un registrador de dominio.

Ahora bien, puedes querer que tu página web esté alojada en tu propio servidor. Es entonces cuando tendrás que ir pensando en un proveedor de hosting. Estos ofrecen desde planes compartidos de diversas capacidades a VPS (Virtual Private Server) o servidores dedicados. En estos dos últimos casos podrás encargarte de administrar toda la capa de sistema operativo que hay por debajo. Esta opción proporciona te permitirá tener más control sobre tu entorno web, aunque también es verdad que es más cara. Los rangos de precios en función del plan contratado varian bastante, y también entre compañías de hosting, por lo que te recomiendo que hagas tus cálculos antes de lanzarte. Lo que sí te diría es que empezaras por los planes más básicos y baratos ya que siempre tendrás tiempo de ampliarlo en caso de que lo necesites.

Procura que tu registrador de dominio y proveedor de hosting no sean la misma compañía… Esto va a título propio por las experiencias que he tenido… más que nada porque si un servicio no cumple tus expectativas, no vaya todo incluído en el pack y te afecte en lo menos posible. Lo suyo es diversificar lo más que puedas.

Registrador de dominio

Si te has decidido a tener tu propio nombre de dominio (como yo tengo elarraydejota.com), existen varias compañías en las que puedes registrarlo, siempre y cuando no lo esté ya (un nombre de dominio es único). Entre otros son conocidos: Namecheap, Name, GoDaddy, Gandy, Hostgator…

Recuerda en cualquier caso que la empresa te ofrezca Privacidad Whois ya que no es muy alentador que tus datos personales, con los que tendrás que registrar el dominio, se expongan públicamente la base de datos de whois de Internet.

Proveedor de hosting

Y ahora, en caso de que tu página web no vaya a estar autoalojada en wordpress.com, blogspot, etc… y quieras tenerlo en tu propio servidor, deberás pensar en contratar a un proveedor de hosting, de los cuales también hay bastantes para elegir. A modo de ejemplo: Hostgator, GoDaddy, Arsys, Linode, Digital Ocean…

En función de tus necesidades tendrás planes de hosting compartido, VPS (tanto sin administar -más baratos, ya que te encargarás de la administración del servidor por completo- como administrados -bastante más caros-), servidores dedicados… Dedica el tiempo que necesites en buscar comparativas y analizar realmente qué necesitas antes de lanzarte y dedicar tiempo y dinero que no regalan precisamente.

Registra tu web en Google Webmaster Tools

Esto no es un requisito, pero te facilitará diversas tareas administrativas cuando dispongas ya de tu página. Bastará con que tengas una cuenta de Gmail, es un servicio más. Podrás, entre otras muchas cosas:

  • Ver el número de páginas de tu web indexadas por Google.
  • Pruebas de datos estructurados (rich snippets).
  • Errores y estadísticas de rastreo de bots indexadores (crawler bots).
  • Dominio preferido: esto en concreto es muy importante. Para Google, elarraydejota.com no es lo mismo que www.elarraydejota.com. Lo toma como dos dominios distintos. Tendremos que especificar qué dominio es el preferido a la hora de indexar.
  • Mandar mapas del sitio (sitemaps) para ayudar en la indexación de la página, etc…
  • Avisos de seguridad. Google reporta los sitios web que tienen problemas de seguridad. Por ejemplo, si tu página se ha visto comprometida y un tercero la utiliza para distribución de malware.