La viabilidad de Linux como plataforma de videojuegos: un ejemplo con Steam en Debian

En este caso pondré un ejemplo práctico con mi experiencia personal a la hora de jugar en Debian Jessie, para ser más exacto. Las especificaciones de hardware con las que cuento, a grandes rasgos:

  • Procesador Intel Core i7-2600K
  • 16 GB RAM 1333 Mhz
  • NVIDIA GeForce GTX 560 Ti

Normalmente todas las distros Linux que he probado, como Ubuntu (en sus diversos sabores como Kubuntu o Xubuntu), Fedora o Debian, han sido bastante generosas con mi hardware y no he tenido problemas de incompatibilidades o falta de drivers. En el caso de la gráfica si tuviera una ATI la cosa cambiaría bastante porque no cuentan con un soporte tan amplio como sus competidoras y los drivers no están, a mi parecer, a la altura de los de Nvidia (los propietarios, porque los de Nouveau todavía tienen que mejorar y bastante). Mi sistema preferido para trabajar y echar alguna partida de vez en cuando es Debian, y por eso lo utilizaré como referencia en este artículo.

Preparación de la máquina: instalación de drivers Nvidia y software adicional

Instalación de drivers Nvidia

Como diría Jack el Destripador: “Vayamos por partes”. De momento lo primero que necesitamos hacer es instalar los drivers de la tarjeta gráfica. Puede que sepas cuál es tu tarjeta, pero necesitas saber cómo la identifica el sistema. Para ello está el programa nvidia-detect:

apt-get install nvidia-detect

Lo ejecutamos:

nvidia-detect

Mi tarjeta es una GeForce GTX 560 Ti. En la propia detección de tarjeta me dice los drivers recomendados para la tarjeta así como el paquete recomendado para instalarlos. No obstante podemos comprobarlo en la web de Nvidia.

Ahora que tengo identificada la tarjeta y qué drivers le corresponde… pues procedo a instalarlos. Como curiosidad, los drivers de Nvidia se instalarán como módulo DKMS. Esto es lógico para drivers adicionales y más en este caso en particular, debido a que el driver de Nvidia es privativo su código no puede incluirse en el Kernel de Linux, se instala como módulo dinámico adicional.

Modificamos en /etc/apt/sources.list y añadimos los repositorios contrib y non-free:

# Debian 7 "Jessie"
deb http://http.debian.net/debian/ jessie main contrib non-free

Refresca repositorios:

aptitude update

Y procede a instalar los drivers. El paquete nvidia-driver que aparecía antes también debería instalarse con lo que indico:

aptitude -r install linux-headers-$(uname -r|sed 's,[^-]*-[^-]*-,,') nvidia-kernel-dkms nvidia-settings

Crear el fichero de configuración para Xorg:

mkdir /etc/X11/xorg.conf.d
echo -e 'Section "Device"\n\tIdentifier "GeForce GTX 560 Ti"\n\tDriver "nvidia"\nEndSection' > /etc/X11/xorg.conf.d/20-nvidia.conf

Reiniciamos el ordenador:

reboot

Después del reinicio, el driver Nouveau que venía por defecto habrá sido deshabilitado y tendremos lista nuestra gráfica Nvidia con su driver privativo.

Instalación de la plataforma Steam

Esta parte es bastante sencilla. Los repositorios contrib y non-free son necesarios pero ya los habrás agregado en los pasos anteriores de instalación de controladores para la gráfica. Ahora, si tienes un sistema de 32 bits, te bastará:

aptitude install steam

Si tienes un sistema de 64 bits, tendrás que añadir soporte para 32 bits:

dpkg --add-architecture i386

Refresca repositorios.

apt-get update

Y ahora podrás instalar Steam y las librerías OpenGL de 32 bits:

aptitude install steam libgl1-nvidia-glx:i386

Ya está, todo listo para arrancar la plataforma de Valve.

Por supuesto, todo este proceso es mucho más fácil en Ubuntu, donde podrás instalar los drivers de Nvidia en el panel de “Software y actualizaciones” en “Drivers adicionales”. Steam se encuentra fácilmente a través del Centro de Software.

steam_ubuntusoftwarecenter

Un catálogo cada vez más tentador

En cuanto a la disponibilidad de juegos, el catálogo cada día es más amplio y prometedor, especialmente en Steam, aunque también hay otras plataformas como GoG que vienen pisando fuerte. Por una parte se está dando soporte para juegos que anteriormente sólo salieron para sistemas Windows y por otra hay nuevos títulos que directamente salen con soporte para Linux. Así nos encontramos ahora con bastantes y buenos juegos entre los que elegir: XCOM Enemy Unknown, Civilization V, juegos de la casa Paradox (como Europa Univeralis IV, Crusader Kings o Cities Skylines), Half Life, Metro 2033 y Metro Last Light, Left 4 Dead 2… podríamos continuar con una larga lista.

También está ayudando en gran parte el apoyo oficial de Gabe Newell (y por extensión Valve) a Linux con SteamOS y el desarrollo de las Steam Machines. Y por qué no decirlo, el tirón de los juegos independientes o “indies” como Don’t Starve o Papers Please que últimamente están ganando cuota de mercado y cosechando una clientela bastante fiel.

Estadísticas de Steam: ¡Haz que tu Linux cuente!

Un apunte final: si compras un juego por Steam y quieres que en las estadísticas de la plataforma quede reflejada tu compra en Linux, ten en cuenta que lo recomendable es:

  • Realizar la compra en tu sistema Linux, tanto si la haces desde el navegador web como desde el cliente Steam.
  • Los próximos 7 primeros días posteriores a la adquisición deberás haber jugado al título en Linux, y en caso de que también juegues en otra plataforma como Windows, el número de horas será el factor que determine a qué sistema se adjudique la compra del título.

estadisticas_steam

Menciono esto ya que las estadísticas en las actuales circunstancias sí son importantes, ya que sirven de feedback para que desarrolladores y grandes compañías se animen a invertir en Linux como sistema viable para la industria del videojuego, algo que beneficiaría a toda la comunidad linuxera.